MAYO MUSICAL: PROYECTO COLECTIVO DE LA ESCUELA

El niño nada en la música como en la tierra y en el agua. La usa, se envuelve en ella, la canta, la baila, la oye. Se permite dejarse penetrar, ocupar, invadir. Y lo disfruta.

Hace ya bastantes años que venimos celebrando en la escuela un proyecto colectivo consistente en que los padres, familiares o amigos de nuestros alumnos vengan a tocar, cantar o bailar en vivo y en directo ante los niños.

Durante quince días la escuela recibe conjuntos, bandas, instrumentos varios, bailes populares, de salón, ballet, coros y hasta cantantes de ópera. Siempre se empieza con la presentación de los artistas y los instrumentos. Luego viene la actuación propiamente dicha. Y al final acabamos bailando. En la danza colectiva no queda nadie sentado, todos bailan en corros, en parejas, solos, en filas tipo “conga”…

Ninguna lágrima, a pesar del volumen, ninguna cara seria. Todo el mundo sudando, bailando de acá para allá, cambiando de pareja. Con los típicos que van corriendo de un lado a otro, como en los bailes de verdad. Con las típicas que dicen “que no” queriendo decir “que sí”. Con la alegría en el cuerpo. Con el goce de la música, del movimiento, del estar juntos. ¡Viva la música!