ESCUELA INFANTIL AIRE LIBRE
C/ Azahar, 22
03559 Alicante/Alacant
Telf: 965 26 43 15
airelibre@escuelaairelibre.com

Ver mapa más grande

NUESTROCOLEESASI

La  escuela tiene que ofrecer espacios diferentes y apropiados para satisfacer las necesidades educativas de los niños y niñas, estas necesidades responden a distintos aspectos o áreas: necesidades fisiológicas, afectivas, de movimiento, de juego, de autonomía, de expresión y comunicación, de manipulación… Nuestra escuela Aire Libre cuenta con todas las instalaciones necesarias para cubrir las necesidades de  los niños  de  corta edad (1-6 años).

Siguiendo la línea pedagógica de la escuela, una escuela activa, donde nos proponemos formar niños abiertos al “cambio”, críticos,  creativos y autónomos,  nuestro espacio es un  espacio vivo,  activo, flexible y dinámico, siempre por y para los niños. El niño debe hacer “suyo” todo el  espacio,  no solamente el “espacio-aula”, sino el “espacio-escuela”, aprovechando al máximo todos los rincones y convirtiéndolos en espacios educativos  de juegos  y placeres, y la mejor y única forma de hacerlo suyo  es vivirlo, explorarlo, manipularlo, en una palabra haciendo “uso” de  él,  no  solamente el uso preescrito sino todos los usos  que sean posibles.

Aunque esto se construye poco a poco,  los niños, cuanto más pequeños son necesitan moverse por espacios conocidos, más o  menos fijos, pocos y concretos. Esto les posibilita ir alcanzando seguridad y confianza en ellos mismos.

A medida que los niños van creciendo,  cambia la  concepción del  espacio, se  hace  más  flexible y lo conciben  como algo cambiante, son capaces de proponer transformaciones en el espacio y realizarlas. De esta forma, en un momento determinado los niños de  las  aulas de 5 años invaden el  colegio buscando carteles, donde encontrar palabras para leer y copiar en su cuaderno.

Los pasillos se convierten en un taller de pintura,  de tiro al  blanco, en un lugar para jugar a la  ”ratita” -con  luces apagadas-, etc.

El patio puede ser una gran pizarra,  donde cada niño busca su  rincón para representar en el suelo las formas o grafías trabajadas. La montaña en una estación de esquí donde practicamos la línea ondulada…

En  el  comedor se realizan actividades de  cocina,  hacemos pizzas, dulces, brochetas de fruta…

La “sala gran” la utilizamos como sala de psicomotricidad, de juego, sala de teatro…

En cuanto a las aulas, están montadas por  rincones. Siguiendo la línea anterior, cada clase es una caja de sorpresas, un día puede convertirse en una pista de rampas (bancos inclinados), en otro momento un salón de baile, en variedad de talleres, por los que se mueven los niños  con seguridad  y autonomía.