CABECERA_AQUISEJUEGA

 

Es bonito ver jugar

Los juegos son un verdadero lenguaje, que nos permite conocer más a fondo cómo es cada niño, cómo se relaciona, cómo está viviendo el momento actual, cómo organiza y ordena sus escenas de juego, cómo reacciona ante las dificultades que le surgen, qué papeles prefiere, qué juguetes elige…

Los protagonistas de los juegos son los niños y han de sentirse dueños de la situación para que ésta devenga placentera. Por suerte los niños juegan a borbotones, sin premeditación, sin compromisos. Juegan sus deseos, sus malentendidos, sus placeres. Y lo hacen con todo lo que tienen, con todo lo que saben, con todo lo que son.

Dar paso en la escuela al juego libre de los niños supone un cambio importante en la actitud del maestro, porque durante el tiempo del juego libre, los niños pueden hacer o no hacer, hablar o callar, jugar solos o con otros, mezclar los materiales, cantar, bailar, saltar, dibujar… Es la manera de poner a cada uno en contacto consigo mismo y en contacto con los demás con placer, relajación y calma.