La última asamblea de Mª Carmen Díez:
La última asamblea del año significa mucho para nosostros, los padres, es el fin de un ciclo en la vida de nuestros hijos. Pero esta asamblea, y hablo en boca de todos los papas de cangurs del año 2015, es más especial si cabe, es la última asamblea de Mª Carmez Díez, la última asamblea de una mujer entregada a la educación con letras mayúsculas, entregada al amor por el aprendizaje de los niños.
Nos convocan un martes, un día diferente al resto de clases, pues ella estaba participando en Colombia en un encuentro sobre educación. La reunión se realiza al Aire Libre, en el patio pequeño. Para empezar nos cuentan cómo están nuestros hijos, el momento evolutivo en el que está el grupo como tal, los proyectos que han ido realizando, las curiosidades grupales, y este tipo de cosas, que nosotros, los papás de Aire Libre, estamos acostumbrados a vivir. Me he enterado por amigos y conocidos que en otras escuelas no se comentan ni la mitad de cosas… ¡con lo que nos gusta!
Entre risas y comentarios, Mª Carmen nos pide que intentemos expresar con una palabra nuestro año en Cangurs. Y aquí llegó la magia, todavía me emociono al recordar las expresiones sinceras de todos los papás/mamás, compañeros de este viaje,  todas ellas dichas desde el corazón, y no para hablar de sus hijos, sino para hablar de las maestras de esta gran escuela, la E.I. Aire Libre.
Entre lágrimas, Diego, el papá de Antonio, dijo: “yo voy a decir palabras sueltas, como una canción hecha de palabras sueltas: SENSIBILIDAD, COBIJO, ALEGRÍA Y GRACIAS” (que casi no las pudo decir por la emoción).
Mariana, la mamá de Antonio, dijo: “Nosotros nos afincamos en Alicante por la escuela, como bien sabéis vinimos de Argentina buscando una vida más tranquila, y antes de decidirnos por una ciudad, nos recorrimos España buscando una escuela para nuestros hijos. El día que entramos en Aire Libre tuvimos claro que aquí estaría nuestra residencia. Y una cosa que nos encanta es lo sucio que vuelve mi hijo a casa, no hay mejor manera de comprobar que en esta escuela disfrutan de lo importante”.
Ana, mamá de Sofía, destacó, también entre lágrimas, “la tranquilidad que da ir a tu primera entrevista con la maestra y ver que conoce a tu hija como si la hubiese parido. La dedicación con la que se trabaja en esta escuela es impagable”.
Joaquín, el papá de Joaquín y ex alumno de Aire Libre, dijo: “Yo tengo que decir que juego con ventaja, pues soy ex alumno y sabía que era una apuesta segura. Además veo que los padres que traemos a nuestros hijos a Aire Libre, somos padres que nos preocupamos por la educación de nuestros hijos y le damos la importancia que tiene a esta etapa evolutiva”.
Lucio, el papá de Aitana comentó: “Lo qué más me gusta es lo feliz que viene mi hija al colegio, y cada vez que hay un puente o un fin de semana, se pasa todo el rato preguntando si al día siguiente hay cole. Realmente le encanta su cole”.
Lorena, la mamá de Siena dijo “Bueno, que más prueba puedo dar yo, que soy reincidente por cuarta vez”.
Todos los padres y las madres hicieron su comentario a modo de evaluación. Y yo, Isabel, la mamá de Sira, les di las gracias por permitir a nuestros hijos ser como son, por llamar a las cosas por su nombre, por dejarles que se conozcan, que sean auténticos, por dejarles expresar sus emociones, por enseñarles a aprender. Y si os tengo que decir por qué traje a mi hija a Aire Libre, os diría que hace muchos años, mucho antes de ser madre,  conocí a una de sus maestras, y le vi tanto amor, pasión y dedicación a su trabajo (casi envidiable diría) que le dije: “el día que tenga una hija irá a la escuela donde trabajas”.
Isabel Ballenilla