amigosdelaescuela_portada

CONEXIONES

Me han dicho que aún hay escuelas con las ventanas tapiadas, donde sólo se vislumbra el exterior en los ensueños. En ellas, o a las familias no las dejan entrar, o a los maestros no les dejan salir, o no quieren salir ellos mismos. Y… por supuesto, los niños quedan dentro, desconectados, aislados y alienados de un mundo exterior, del que, sin embargo, forman parte.

Por suerte, hay otros modos de estar en la escuela más ventilados, más ágiles, más abiertos, más alegres. Con conexiones (cum-axis: con-ejes) que van de dentro a fuera y de fuera a dentro .Con intercambios. Con vinculaciones. Escuelas en las que hay un deseo común, acompañar el crecimiento de los niños (los ejes más preciados) para que lo lleven adelante con placer, con curiosidad, con las demás personas…

Estas escuelas abiertas darán paso a las sorpresas, a las visitas, a los regalos, a las músicas, a los amigos y a las cosas nuevas y útiles que vengan a enriquecer el ambiente de aprendizaje.

Estas escuelas abiertas darán paso a los acontecimientos sociales, virtuales, culturales…

En estas escuelas abiertas, entre las que sitúo a la mía, ocurre que siempre tenemos la sensación de que en cualquier momento pueden pasar cosas interesantes y aprovechables, de que la realidad está a nuestro alcance, de que hay mucho por disfrutar y conocer, de que podemos aprender poquito a poco en amor y buena compañía.

Como se podrá ver, espero, en estas “conexiones” que ahora cuento y que son sólo algunas de las tantas que hemos tenido la suerte de vivir.